¿Cuándo hay obligación de instalar un ascensor en un edificio?

Hileusa

¿Cuándo hay obligación de instalar un ascensor en un edificio?

Cada vez son menos los edificios que no cuentan con ascensor porque en Hileusa contamos con las más modernas soluciones que puedes encontrar hoy en día en el mercado, que se adaptan a cualquier tipo de inmueble, ya sea la tecnología ha evolucionado mucho desarrollando una gran variedad de modelos de ascensores capaces de adaptarse al espacio disponible, bien utilizando el huego del interior de la escalera o cualquier otro lugar en las zonas comunes interiores o exteriores que tenga las dimensiones requeridas, puesto que también hay posibilidad, en caso de no haber ningún otro lugar para ello de colocarlo en la fachada o en el patio interior.

El ascensor ha pasado de ser un servicio de lujo a una comodidad muy valorada por todos y requerida por muchas personas que tienen problemas de movilidad o con una avanzada edad, por eso hay que saber que cualquier persona con una discapacidad o mayor de setenta años que resida, trabaje o preste servicios de voluntariado puede solicitar su instalación a la comunidad, prevaleciendo el derecho de estos colectivos en temas relativos a la accesibilidad sobre los de los propietarios si se oponen a instalarlo.

Asimismo, en el año 2013 se modificó la ley de Propiedad Horizontal para establecer que si la mayoría de los propietarios, siendo esta es la mitad más uno, está a favor de su instalación, siempre que representen la mayoría de las cuotas de participación, será obligatorio llevarlo a cabo, ya que antes de esta reforma y según lo establecido en las comunidades, un único vecino podría bloquear la decisión de instalar un ascensor tomada por todos los demás. En algunos casos en los que hay más vecinos que no están de acuerdo en la instalación del ascensor, los que si lo están pueden realizarla corriendo ellos con los gastos, en cuyo caso la utilización del mismo será exclusiva para ellos, que se consigue sustituyendo los botones normales por botones con llave. En el caso de que alguno de los vecinos disconformes cambie de opinión o venda su vivienda a una persona interesada en su uso, podrá hacerlo pagando la cantidad proporcional que le corresponde.

Podemos afirmar que si la colocación de un ascensor tiene como objetivo proporcionar accesibilidad al interior del inmueble, esta tendrá carácter obligatorio para todos los vecinos, incluso para los que se oponen, que tendrán que hacerse cargo de la parte que les corresponde de los costes que esta represente, aunque no estén de acuerdo.