Normativa relativa a los montacargas II

Normativa relativa a los montacargas II

En el post anterior decíamos que el Real Decreto 1215/1997 contiene las disposiciones mínimas de seguridad y salud para el uso de estos elevadores. Dicho de otro modo, lo que hace es establecer las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización de los equipos de trabajo, en este caso de los elevadores. Normativa diferente es la que afecta a las sillas salvaescaleras en Madrid ya que en este caso se trata de personas y no de bienes materiales.

El RDL 1215/1997 afecta a cualquier máquina, aparato, instrumento o instalación que se emplee para trabajar. Lógicamente, los montacargas entran dentro de esta categoría. Según la ley actual, los responsables de las empresas deben hacer todo lo posible por minimizar los riesgos derivados de la utilización de esta clase de aparatos. No se trata sino de evitar que las personas que los usan corran riesgos que puedan mitigarse con unas revisiones adecuadas y cuando corresponda. Es decir, acometer un buen mantenimiento periódico de la instalación de la mano de empresas especialistas como Hidro Lift Europa.

Existe además la obligación de impartir formación a los trabajadores relativa al uso de los montacargas. Formación que incluye la necesidad de informarles de la necesidad de prestar la debida atención, aunque no estén haciendo un uso explícito de estos aparatos de elevación.

El mantenimiento periódico

Tras la instalación, es indispensable hacer un tener mantenimiento periódico del montacargas. Se trata de atender a eventuales averías además de hacer las revisiones de rigor para garantizar la seguridad de las mercancías, del edificio y de los usuarios. Como en el caso de los ascensores, existen dos tipos  principales de mantenimiento:

  • Preventivo: se realiza regularmente para adelantarse a posibles errores en un montacargas y para identificar aquellas piezas que sufran un mayor desgaste. El primer mantenimiento preventivo se realiza tras las primeras 50 horas de trabajo, en el caso de los equipos nuevos. Entre otras cosas, se realiza el cambio de aceite. Desde ese momento las revisiones se hacen más o menos cada 250 horas de uso. Se revisa el sistema eléctrico, el sistema hidráulico y el sistema de encendido.

Correctivo: para reparar los fallos que presente el montacargas y que puedan ser consecuencia del desgaste normal de las piezas, de la falta de mantenimiento preventivo o de errores cometidos durante las operaciones diarias.