La limpieza del ascensor para evitar contagios por COVID-19

mantenimiento de ascensores

La limpieza del ascensor para evitar contagios por COVID-19

Como empresa instaladora de ascensores unifamiliares en Madrid queremos valernos de este nuevo post del blog para repasar las medidas de higiene básicas a adoptar en estos espacios para frenar la propagación del COVID-19. 

Si siempre es importante mantener una rutina de higiene y desinfección periódica y exhaustiva, en una situación de crisis sanitaria como la que estamos viviendo, lo es aún más. 

Recomendaciones para usar el ascensor 

  • No subir más de una persona a la vez.
  • Intentar no tocar los pulsadores con la mano.
  • Tratar de no apoyarse en los laterales del ascensor ni en los espejos.
  • Una vez en casa tras subir en el ascensor, desinfectarse las manos y no tocarse la cara, la boca ni los ojos. 

En función del uso que se haga del ascensor o del número de personas que vivan en el edificio, habrá que reforzar aún más esas medidas de desinfección que comentamos. Se recomienda realizarlas a primera hora del día guardando las medidas de protección necesarias. 

Durante la duración del brote epidémico, en Hileusa te recordamos que es vital extremar las medidas de limpieza con geles desinfectantes, lejías u otros materiales no abrasivos. Hay que prestar especial atención a algunas zonas sensibles como la puerta de acceso al portal, las botoneras de las cabinas de los ascensores, los porteros o videoporteros automáticos y los pasamanos de las escaleras.

Todas las anteriores son recomendaciones del Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas de España. Se aconseja pulsar los botones con algún tipo de protección o, en su defecto, con las llaves. Para limpiar los botones y las luces de los ascensores lo recomendable es usar un paño un poco humedecido en agua y alcohol. Los productos abrasivos no son convenientes ya que, a largo plazo, acabarán por dañar estos elementos.

Además de en los botones, hay que incidir en las puertas. Suelen ser de acero inoxidable y se limpian con un paño de microfibra húmedo con un producto desinfectante con alcohol. Hay que prestar atención ya que son zonas en las que las personas suelen apoyar las manos. En el caso de los suelos y espejos, se usará el mismo método de limpieza que en cristales o ventanas.